¿Qué ha sido de mí en este tiempo?

La verdad es que hace años que no escribo en este blog. Los que me seguíais quizá pensasteis que había abandonado ya que os puedo asegurar que es sumamente costoso, a nivel de horas de dedicación, mantenerlo en tiempo y forma.

Lo cierto es que tras varios años escribiendo en él (antes llamado boomiac) decidí que en lugar de contar lo que sabía de marketing, lo mejor era ponerlo en marcha, y quién sabe … a lo mejor conseguía tener éxito y sacar una renta extra. Con esta idea en mente nació childstorming.com (no vayáis porque ya lo cerré) un blog dedicado a un tema que parecía que venía con mucha fuera de EE.UU. llamado “Do it yourself” (DIY), así que no corta ni perezosa me puse a hacer manualidades como una loca.

Si me hubiera visto mi profesora de pretecnología (jeje, aquí doy pistas de mi edad) estaría orgullosa de cómo su antigua alumna, nada brillante en esta materia por cierto, estaba haciendo ganchillo, experimentos, scracthing, pulseras y no sé cuantas cosas más. Todo merecía la pena porque el DIY se iba a imponer y yo quería estar posicionada en los buscadores cuando la gente quisiera saber cómo hacer cosas de este tipo. Hasta tal punto llegó mi afán que empecé a ir a ferias especialistas en esta materia como es Feria Creativa, y no os podéis imaginar la cantidad de material y cacharros varios que compré. ¡De locos!

Lo cierto es que escribía, con la ayuda de dos “amigas socias”, cinco veces a la semana, de lunes a viernes, con vídeos que subíamos a youtube de todo el proceso (editado previamente). Insisto, merecía la pena acostarse casi todos los días a las 3 de la mañana y madrugar al día siguiente para ir a trabajar con tal de estar posicionada y monetizar el blog en un periodo corto de tiempo.  Pero … ¿qué pasó? En cuestión de 4 meses, teníamos más de 800 visitas diarias (mucho más de lo que he llegado a tener con este blog) y 5 euros que ganábamos al mes por publicidad de Google. ¡Uy, el sueño americano se estaba convirtiendo en realidad! 🙂

Y mientras soñaba con la fama…, vino Google actualizó su algoritmo y de un día para otro se me cayó todo el tráfico orgánico. Apenas llegábamos a tener 50 visitas de las 800 (con todo el esfuerzo de dinamización en redes sociales que hacíamos). Pero … ¿qué había pasado? Fue en ese momento cuando me adentré mucho más en el mundo del marketing digital, aprendiendo mucho de SEO y analítica Web: tenía que entender por qué Google se había enfadado conmigo y mi sueño se iba por la borda.

Aprendí que dentro de los enlaces entrantes que tenía el blog, más de 200, el 85% venían de sólo dos webs, que da la casualidad que eran de dos amigos y que además sus temáticas no tenían nada que ver con lo que yo estaba haciendo (uno hablaba de tecnología y el otro de tarimas flotantes). Me habían puesto en la sección de blogs recomendados y al tratarse de una sección fija, cada vez que ellos escribían una entrada nueva, esta sección se repetía y me generaban un enlace nuevo, con lo cual tenía 170 enlaces de sólo dos personas y eso a Google no le gustó nada pensando que eran enlaces comprados por lo que me penalizó. Después aprendí cómo hacer disavows (desautorizar enlaces entrantes) y muchas cosas más, pero a pesar de ello mi blog no se recuperaba, por aquel entonces tenía que esperar a que volvieran a actualizar el algoritmo. ¡Un auténtico desastre!

Aún así no desesperé, yo seguía trabajando sin descanso, haciendo más manualidades y vídeos, pero las métricas no mejoraban. Llegó un momento en que me pregunté ¿Por qué estoy dedicando tantas horas a las manualidades? cuando se trata de una temática que tampoco me era de especial interés,  y que de hecho, en ese momento ya estaba empezando a odiar  por la obligación que me suponía pensar que iba a hacer cada día, ir a comprar los materiales, grabar, editar, … , y encima sin resultados.

Ahí es donde aprendí lo importante que es trabajar en algo que te gusta. Y por eso he vuelto, me gusta el marketing, me gusta lo que voy aprendiendo día a día de Analítica Web y SEO (una parte importante de mi trabajo) y lo quiero compartir con vosotros. Pero no pretendo dar lecciones magistrales, sino combinar lo que ya sé y voy aprendiendo por el camino con temas que me interesan, quiero hacerlo más personal, más yo, para divertirme y para que actualizar este blog no sea una obligación sino una manera de plasmar lo que me gusta y me llama la atención.

¡Pues eso, que nos seguimos leyendo!

 

Imagen de stubblepatrol.com facilita por licencia Creative Commons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top